Un voicebot dice presente en la universidad

Por Enrique Fraga

Hace un par de años diseñé un asistente para brindar información a mis alumnos de Comunicación sobre nociones básicas de Ciencia de Datos. Cuento aquí la experiencia.

Un voicebot es un asistente virtual que se comunica por medio de la voz. A diferencia de los chatbots que utilizan texto escrito, la comunicación e interacción se realiza a través de un VUI (Voice User Interface o Interfaz de Usuario de Voz).

El uso de voicebots en el ámbito educativo y en la educación superior es casi nulo (o por lo menos lo era hace un tiempo). Es por eso que allá por 2018 diseñé un Profe Robot, un asistente desarrollado a través de la herramienta Dialogflow de Google y publicado a través de la plataforma Google Assistant.

¿Cuál fue el objetivo? El diseño de la interfaz de voz estuvo “entrenado” para que pudiera dialogar con l@s alumn@s a través de respuestas a preguntas cotidianas y así brindar información para las asignaturas que dicto en la Universidad Argentina de la Empresa, en Buenos Aires. Dado que está disponible las 24 hs, los 7 días de la semana, el Profe Robot permitió una interacción complementaria durante tiempos de virtualidad, así como respuestas automatizadas a las consultas de la audiencia estudiantil.

A diferencia de otros chatbots, los voicebots diseñados en Google Assistant a través de DialogFlow cuentan con el servicio de Procesamiento de Lenguaje Natural, del paquete de Inteligencia Artificial de Google, una herramienta que brinda mayor versatilidad a la hora de interactuar con los usuarios ya que no hay que definir exactamente los inputs. Tan solo con algunos ingresos la plataforma aprende a asociar consultas con respuestas.

Profe Robot, disponible en Google Assistant

¿Qué objetivos motivaron esta experiencia? Las razones que impulsaron esta innovación fueron de carácter experimental y de divulgación. Por un lado, me propuse sumar una nueva experiencia de interacción para mis alumnos, acorde con las tendencias en el mundo digital contemporáneo y la Internet de las Cosas (Internet of Things). Pero además fue pensada como una herramienta que potencie el engagement con la asignatura, que sea una opción más en el terreno de consultas y, además, eventualmente sirva como instancia de inclusión para personas con discapacidad motriz o visual en tiempos de virtualidad y postvirtualidad.

Flow de conversación del Profe Robot.

Hay que aclarar que el Profe Robot no fue pensado para reemplazar otras formas de comunicación en clase, sino que su función fue la de asistir al docente en tareas informativas y de contenido. Claro que pueden destacarse puntos positivos del Profe Robot, los cuales son propios a todas las interfaces de voz, a saber:

Más ágil: es más rápido hablar que tipear un celular, elemento que redunda en una comunicación más veloz.

Fácil de usar: no todos pueden acostumbrarse a interactuar con una app; por el contrario, hacer consultas específicas por voz no sería un problema.

Manos libres: se puede interactuar con el voicebot mientras hacemos otra actividad.

Ojos libres: la experiencia de usuario de una interfaz de voz reduce la fatiga por pantalla y se vuelve una herramienta potencialmente inclusiva.

Por otro lado, como ventajas experimentales, tiene el potencial de llevar la experiencia académica y de aprendizaje universitario a dispositivos inexplorados, ya que el voicebot ProfeRobot está disponible en Smart Watches, Smart TV´s, Google Home, Celulares, Auriculares, Pantallas inteligentes y Tablets.

Entrenamiento del VUI del Profe Robot

Resultados esperados y conclusiones

Un objetivo básico fue que el Profe Robot sirviera para brindar información útil a la cotidianeidad de los alumnos en función de la ruta de aprendizaje. En cuanto a competencias profesionales, se consideró que la interacción con nuevas formas de comunicación digital y su divulgación son parte formativa de la carrera, por lo que se apuntó a motivar la interacción, conocimiento y curiosidad en estas prácticas.

En esta línea, el Profe Robot tuvo interesantes interacciones con l@s estudiantes de la asignatura. Como logro fehaciente se observó un interés manifiesto entre alumnos de comunicación digital acerca del voicebot así como del universo bot en general. Es decir, se realizaron interacciones de consulta que sirvieron como complemento a las clases: se pudo observar y tomar registro de las inquietudes de estudiantes, así como de interlocuciones que podían ser consideradas en futuros “entrenamientos” de la herramienta (consultas bibliográficas, conceptuales, sugerencias, etc).

Flow de conversación del Profe Robot

Resumiendo, creo que la incorporación de asistentes automatizados a la clase es un fenómeno que no se agota ni con los chatbots o voicebots. Un asistente virtual puede ser de enorme utilidad para aquellas asignaturas que adopten una modalidad virtual o híbrida, es decir, que se vuelva una herramienta de consulta y comunicación fluida con l@s estudiantes.

Diversos estudios consideran que la comunicación por voz de un asistente que emula la interacción humana permite una mejor experiencia de comunicación, sobre todo si la conversación está diseñada para adaptarse y optimizar la experiencia del usuario. Al igual que terrenos del marketing o la comunicación institucional, profundizar el trabajo de la asistencia virtual a través de la voz en el ámbito universitario puede contribuir a potenciar y beneficiar tanto el vínculo entre el estudiante y la asignatura, así como con la institución.

Deja un comentario